Soy el cuerpo de la ficción,

alegre y putrefacto.


Soy un gran continente,

con un charco en los huesos.


A veces, él llega,

entra a mi carne,

y dice hola,

y se avergüenza de su sonrisa

y.

2 comentarios: